Una producción que respeta el medio ambiente y el trabajo

El proyecto Pasta ZARA Green tiene por finalidad estudiar, incentivar y llevar a cabo todo lo posible para una producción empresarial que priorice la ecosostenibilidad, en el ámbito de un desarrollo que salvaguarde el medio ambiente, el territorio y el trabajo. Un proyecto que pasa a través de transportes alternativos, la reducción de los consumos energéticos, mediante la adopción de soluciones de energía renovable, y el bienestar de los animales.

Cogeneración

En sus tres instalaciones, Pasta ZARA se produce la energía eléctrica y térmica por cogeneración, obtenida con motores endotérmicos con turbocompresor de elevado ahorro energético. Una cogeneración equivalente a 7.000 kW. Para descargar las harinas de las cisternas se utilizan compresores eléctricos que permiten anular la producción de CO2 y eliminar totalmente la contaminación acústica.

Paneles fotovoltaicos

Pannelli fotovoltaici sui tetti degli stabilimentiPasta ZARA aprovecha varias energías renovables como, por ejemplo, mediante las instalaciones fotovoltaicas colocadas en los techos de los centros productivos. Asimismo, en Rovato, se encuentra en fase de proyecto la utilización de agua caliente procedente del colector del Consorcio de zona, capaz de optimizar energía térmica y eléctrica, con una consistente reducción del impacto ambiental.

Huevos de gallinas criadas en suelo

Pasta Zara vince il Premio Good Egg

En su quehacer cotidiano, Pasta ZARA utiliza también productos procedentes de agricultura biológica que, además de ser alimentos sanos y naturales para el consumidor, salvaguardan el medio ambiente eliminando el uso de la química en agricultura. Además, para su pasta al huevo, Pasta ZARA utiliza exclusivamente huevos de aves criadas en suelo.
En 2010, por la importancia reservada a esta cuestión, Pasta ZARA ganó el premio internacional Good Egg, asignado en París por Compassion in World Farming, la mayor organización internacional no gubernamental para el bienestar animal, que desde hace más de 40 años se ocupa de mejorar las condiciones de vida de los animales criados para producir alimentos. Una de sus principales áreas de acción es, precisamente, acabar con el uso de jaulas en baterías para la cría de gallinas ponedoras y favorecer el cambio hacia granjas alternativas, es decir de gallinas camperas o criadas en el suelo.